Si eres cocinillas pasarás mucho tiempo en la cocina, pero no todo es cocinar en esta vida. Pasamos mucho tiempo preparando la comida, limpiando, ordenando… y nunca está de más tener algunos trucos.

A continuación os explicamos varios consejos que podéis seguir la próxima vez que os encontréis en esta parte de la casa.

1. Friega los platos bajo con la pila llena para ahorrar agua

Si no tienes lavavajillas o necesitas lavar los platos cuanto antes una buena solución es lavarlos bajo el agua. Para ello vacía la pila de cualquier cubierto que pueda pinchar o cortar, pon el tapón y llénala de agua con jabón. Una vez el agua halla cubierto todo ya podrás lavarlos con la ayuda del estropajo. Tardarás menos y evitarás que desperdiciar agua innecesariamente.

2. No pierdas tiempo buscando el sacacorchos

Cuando organizamos alguna cena con amigos es normal que siempre surjan imprevistos de última hora y uno de ellos puede ser que no encuentres el sacacorchos. En esos casos tienes tres opciones: empezar a buscar con el riesgo de que no lo encuentres y pierdas demasiado tiempo, rezar porque haya una tienda cerca abierta donde los vendan o tirar de ingenio y probar con otros objetos. El vídeo que aparece a continuación te dará ideas para esta última opción.

En él se encuentran 10 formas distintas de abrir una botella, y aunque hay algunas que no son recomendables, seguro que hay alguna que recordarás y te permitirán salir del apuro.

3. Pela una cabeza de ajo en 20 segundos

Muchas veces cuando cocinamos tendemos a pensar que podemos hacer todo a la vez. Y no es así. Cuando uno tiene la sartén en el fuego el tiempo que tiene para pelar y cortar la verdura es limitado. Por eso conviene saber que existe un método rápido y eficaz para pelar el ajo, y de paso ahorrarnos que se nos quede grabado su olor en los dedos.

4. Quita la cáscara de un huevo duro sin complicarte la vida

Pelar un huevo duro no es algo difícil, vale. Pero desde luego este sistema es rápido como ninguno y evitarás tener que pelearte con esos trozos pequeños que a veces se quedan por la encimera o el suelo. El sistema es realmente fácil y solo necesitarás un vaso de cristal y un poco de agua.

 

5. Separa fácilmente la clara de la yema

Ya que estamos con los huevos, vamos a ver otro truco para ahorrar algo de tiempo. Puede que lo hayas visto ya, pero es muy útil. Consiste en separar la yema de la clara con la ayuda de una botella de plástico. Bastará con apretar la botella para sacar parte del aire y dejar de apretar cuando la hayamos colocado sobre la yema. Al absorber de nuevo el aire traerá consigo la yema. Así de simple.

Foto principal: Steve Larkin