El DIY nos ayuda a crear objetos que necesitamos en nuestra vida cotidiana con nuestras propias manos. También lo empleamos para transformar objetos que ya tenemos en otros renovados, con mejor aspecto. Pero hay quién ha ido más lejos y a transformado sus cascos de música en algo “peculiar”.

Ha cogido dos casquillos de bala y los ha cortado al tamaño exacto para que entren los auriculares. Tras pulirlos y rematar el trabajo colocando los cables, se puede ver el resultado final y es, cuanto menos, curioso. No apto para aquellos a los que no les gusta llamar la atención pero ideales para los que les gusta el rollo gangsta.