Tal es el poder de IKEA que han inventado un término exclusivamente para cuando se modifican sus productos: IKEA hacks. El objetivo es muy sencillo, compras un mueble en IKEA pero le haces algún cambio para que tenga un aspecto o uso diferente. Pero, como siempre, hay gente que lleva el concepto a un nivel superior.

Hay una cama en la sección “niños” que está dando mucho juego. Se llama KURA y por internet puedes encontrar multitud de hacks de este mueble. Debido a su estructura rectangular, y que es un producto que va a acabar en la habitación de algún niño, las versiones que existen son muy originales. A continuación tenéis unas cuantas:

Hay un padre que se ha animado a modificar esta cama pero, en vez de centrarse en el diseño, ha prestado mucha atención a los detalles y la utilidad. Para empezar, se ha ayudado de la estantería TROFAST para crear un tobogán y, utilizando unos tablones de madera, crear un espacio cerrado debajo de la cama.

La puerta para entrar a este espacio cerrado está camuflada con una estantería y sólo se puede abrir tirando de un libro.

Dentro ha colocado una lámpara con luces LED que cambian de color.

En la parte alta de la cama ha colocado un agujero por el que meter pequeñas pelotas que acaban automáticamente en un raíl. Pero parece que para el padre no le era suficiente con eso, así que lo ha diseñado de tal manera que cuando se llena el raíl las pelotas vuelcan automáticamente a otro conducto que las conduce hasta un cubo. Además, ese cubo está atado a una cuerda que pasa por una polea gracias a la cual se pueden subir de nuevo las pelotas hasta la zona de arriba.

Por último, existe una salida de emergencia, basta con abrir una pequeña compuerta y empujar las cajas de plástico que están en el lateral.

El IKEA hack de este padre es cuanto menos original, y creo que si lo hubiese tenido yo cuando era pequeño me habría pasado horas ahí encerrado. Seguro que el niño que lo esté disfrutando tendrá un fantástico recuerdo de su cama de la infancia.